Transforma tu vida

(+34) 625 698 749 • info@lametamorphosis.com

Volver a uno mismo tras una ruptura.

En consulta vienen personas en duelo por relaciones que se han roto o por personas queridas que han perdido. Algunos me dicen que ya no son los mismos, que se sienten como si hubiesen perdido una parte de ellos mismos. Los hay que están en el resentimiento y de algún modo eso les da fuerzas para ir dando pasos en sus nuevas vidas. Otros están sin energía y atrapados por la tristeza, sin parar de llorar. A todos ellos las fases del duelo les ayudan a entender, pero me piden algo más que pueden "hacer" por su parte. Y digo hacer entre comillas porque mucho es tomar conciencia y aceptar, conocerse y darse tiempo. Sin embargo aquí hay algunas pautas que pueden ser muy útiles para ayudar en el proceso, a hacerlo más fluido y consciente. 

El proceso que te cuento a continuación no es lineal, es decir, que las distintas etapas ocurren en el orden que uno necesita, y a veces algunas a la vez. Lo cierto es que conocer este mapa a mi me ha ayudado en esos momentos, veo que a mis clientes también, y por eso te lo comparto. Algunas de las etapas pueden parecer lejanas y de ciencia ficción al principio, como sentir gratitud justo en el momento de la ruptura. Pero date tiempo, vive la etapa en la que te encuentras hasta el fondo, y verás como pasas a las siguientes con más facilidad. Estate en tu presente y en ti. A fin de cuentas, esa sí que es una relación para siempre.

  1. En este primer momento, volvemos a la soledad y hemos de afrontar el cambio. Es un momento convulso y algunos se dan el permiso de sentir y vivir todas esas emociones y otros se cierran para vivirlo más tarde, por miedo o por tener que tirar con lo que hay. Así que darte el permiso de llorar y de sentir las distintas emociones no es algo tan simple. El dolor, la tristeza, la ira o el miedo pueden asomar. Déjate estar y busca a personas con las que te puedas sentir apoyado o acompañado (a veces un profesional puede hacer esa función).
  2. Llegado cierto momento, es necesario dejar de llorar. Soltar a la víctima y recomenzar. Y estar tan bajo de energía no ayuda a nadie. Una vez que te has desahogado es un buen momento para avanzar. Relativizar la pérdida y ver que, si ha estado en mi vida, tiene un sentido para mi mayor aprendizaje. Cambia tus pensamientos de la nostalgia, la tristeza y el dolor, a otros que te empoderen, que te aporten herramientas para reconstruir tu vida a tu manera. Pienso vivir eso que deseo, voy a expresar mejor mi desacuerdo, respetaré mis límites, honraré los buenos momentos trayéndolos ahora a mi vida en una nueva forma. Sal de la víctima y asume la nueva situación.
  3. Cuida tu cuerpo y tu bienestar. Tu pelo, tu piel, tu ropa, tu aspecto. Cualquier cosa que te ayude a sentirte mejor contigo mismo. Mirarte al espejo y verte orgulloso de ti mismo. Cuidarte y quererte bien, para así abrirte paso a paso al mundo desde el respeto y aprecio a ti mismo.
  4. Pasa tiempo contigo, conectando con tu intuición, tu sabiduría, tu propia guía interior. Hazte buenas preguntas y escucha tus respuestas. En el momento menos pensado, por las noches, en sueños, a través de conversaciones. Aprende a confiar en ti o vuelve a ese espacio para encontrar las claves que te ayudarán a salir de la tristeza.
  5. Perdona y mantente libre de críticas. Deja atrás la rabia, la venganza y el resentimiento. Esa forma de pensar te daña, te mantiene en el dolor. Lo haces por ti.  Si esa persona te dedicó su tiempo, algo pudiste crecer con ella. Y no está en el mundo para satisfacerte. Si el camino juntos acabó, mejor utilízalo para aprender y para observar tus expectativas, tus exigencias, tus carencias. Y agradece que esta experiencia te las ha mostrado para poder sanarlas.
  6. Ahora ya estás listo para poder agradecer y recuperar los buenos momentos y experiencias que te traen el regalo de saber que puedes volver a vivirlo. Puedes disfrutar del amor, de la compañía, de la alegría. Son tuyos! Recupéralos y agradece al otro el haberlos compartido contigo.
  7. Enamórate de ti mismo. Si quieres vivir amor, has de proyectarlo. Lo mismo para el respeto, la valoración… Mírate con cariño. Recuerda tus virtudes, tus cualidades. Hónralas y ponlas en acción en tu vida. Muestra lo que eres y disfruta de ti mismo. Date ese gusto de reencontrarte con tu esencia. Así atraerás personas y experiencias en las que podrás reconocerla y tus relaciones y tus actividades estarán más en sintonía contigo.
  8. Sonríe. Tu cuerpo irá sintonizando con las experiencias en las que lo has hecho antes e irá reconociendo que esa es tu verdadera naturaleza. Hará que, sonrisa a sonrisa, ese estado se vaya volviendo realidad. Fíngelo hasta que sea cierto, pero sobre todo, pon la intención de sonreírte a ti mismo, al espejo, a tu cuerpo, a tus órganos internos en una meditación… Lleva la alegría a tu vida.
  9. Sal al mundo y disfruta de tus relaciones. Y si ya no son espacios en los que puedas expresar tu esencia, busca nuevos entornos. Recuerda, amarte a ti mismo es darte lo que te hace bien, y amar es compartir eso con otros, amistades, nuevos conocidos…
  10. Entonces podrás enfocar tu mente en todo lo positivo que te ha traído esta experiencia. Agradece todo lo que tienes y has descubierto con el proceso. Ahora eres más consciente de ti mismo y has aprendido a amarte mejor.
  11. Ahora puedes volar de nuevo y más allá. Utiliza tu imaginación para diseñar la vida que quieres. No subestimes el poder de atracción de todo aquello que vibramos y visualizamos con emoción y coherencia interna. Has aprendido a vivir en sintonía contigo, con todo tu valor y tu alegría, y no hay mayor motor ni mayor atractor que ese. El universo está ahí para que lo explores y eso que deseas en realidad lleva mucho tiempo esperándote, esperando a que fuese más tú mismo, como ahora vuelves a ser. 

Así que, si estás en los primeros pasos de este viaje, decirte que esto también pasará, que te volverás a sentir mejor en algún momento, que tengas confianza en que el corazón se puede volver a abrir de muchas maneras, pues amor es lo que eres y lo que tienes derecho a experimentar. Y para ello qué mejor que empezar por ti mismo.

Si tienes cualquier comentario o consulta sobre esto, si en alguno de esos pasos quieres un acompañamiento que pueda darte herramientas, puedes ponerte en contacto conmigo a través de la web, el correo info@lametamorphosis.com y el teléfono +34 625 698 749.

Puedes también escuchar esta entrevista de Radio Abierta Sevilla, en la que comentamos muy brevemente algunos de los puntos que hemos explicado antes: https://www.ivoox.com/volver-a-uno-mismo-tras-una-ruptura-por-audios-mp3_rf_43071737_1.html.

Te deseo que descubras la transformación y el crecimiento detrás de uno de estos procesos. ¡Buen viaje!

María Vázquez.

Bibliografía:

"El templo del corazón", Lola Sorribes, Ed. Kepler.

Sin comentarios

Añadir un comentario